¿En qué consiste la cirugía de cuello?

Al correr de los años las marcas del envejecimiento se pueden apreciar en distintas zonas del cuerpo y en diferente magnitud. En el cuello se pueden apreciar a medida que se acumula grasa allí, esta área tiende a caer con relación a la mandíbula y los músculos, y el tejido como tal empieza a ceder bajo la acción de la gravedad, como ocurre en otras partes del cuerpo.

Para tratar un cuello con acumulación de grasa (papada), no solo se debe estudiar cuánta grasa se tiene acumulada allí, sino también el estado de los tejidos propios de la zona; por tal razón debemos tener en cuenta lo siguiente:

Cuando tenemos acumulación de grasa en la zona de la papada, pero no se presenta exceso de piel. Aquí se procederá entonces a realizar un proceso de liposucción de cuello, sin eliminación de piel.

Cuando además del exceso de grasa existen alteraciones de la piel o de los músculos es necesario otro procedimiento conocido como Cervicoplastia, en el cual se manejan las bridas musculares y/o el exceso de piel. Es importante anotar que cada caso es independiente y las nuevas tecnologías mínimamente invasivas pueden mejorar los problemas del cuello sin cirugía.  Todo depende de lo que quiera el paciente y lo que el cirujano plástico y las nuevas tecnologías le puedan ofrecer como alternativa de tratamiento, por eso es tan importante la consulta médica.

Liposucción de papada

Es una técnica quirúrgica que se realiza para eliminar los depósitos o acúmulos de grasa de la región submentoniana y del reborde mandibular. Se le considera una liposucción de baja complejidad, ya que el área quirúrgica es pequeña; sin embargo, no cualquier cirujano está capacitado para ejecutar el procedimiento, debido a que se requiere especial cuidado por el gran número de estructuras de tipo nervioso arterial que se encuentran en esta región del cuerpo. Este es un procedimiento común en hombres y mujeres que quieren tener un adelgazamiento facial. Para mejores resultados, actualmente se realiza con vaser o laser, porque disminuye el trauma y promueve más la contracción de la piel.

¿Qué cuidados debo tener después de la cirugía?

Usted saldrá de la cirugía con un vendaje alrededor de la cabeza, o con una mentonera (un lycra especial), o en algunos casos sólo con micropore en la región de la papada. Generalmente se debe usar la mentonera durante la primera semana, las 24 horas del día y luego solo en las noches, hasta completar el mes.

La sensación física después de la cirugía es similar a la que siente al día siguiente de haber hecho mucho ejercicio. El dolor se focaliza en la papada y se alivia con los analgésicos habituales. En general no es una cirugía dolorosa.

Recuerde dormir con la cabecera de la cama elevada a 45 grados los primeros 3 días. Si quiere, puede colocar cada hora un poco de hielo, durante 15 minutos, encima de la mentonera.

Esta cirugía tiene una incapacidad de 3 a 4 días, pero durante la primera semana debe usarse la mentonera de manera permanente.

En los días posteriores, y hasta que se empiece a notar la mejoría, hay que ser paciente y tener en cuenta que el resultado va a ser progresivo. La cicatrización es un proceso lento y gradual. Aunque se puede llevar una vida normal después de una liposucción, sólo 3 o 4 semanas después de realizado el procedimiento se autorizan los ejercicios físicos intensos.

La mayor parte de la inflamación disminuye al mes, y en forma total a los 3 meses. Entonces y solo entonces usted podrá apreciar el resultado completo del procedimiento.

Los moretones que deja la operación desaparecen habitualmente en unos 7 a 15 días.

Los puntos se retiran a los 8 días.

Se aconseja utilizar una crema de cicatrices dos veces al día, con masaje circular sobre la cicatriz, durante los primeros 3 meses.

En el primer mes evite el sol en forma directa, y utilice protector solar durante 3 meses.

Puede ir a piscina, sauna, turco o al mar después de 20 días.

Riesgos de la cirugía de cuello

Algunas de las complicaciones potenciales que se deben discutir con usted incluyen hemorragia, infección y complicaciones por la anestesia. Las acumulaciones de la sangre bajo la piel son posibles, pero se resuelven sin mayores problemas.

Puede presentarse entumecimiento temporal de la piel en el área de la liposucción, alteraciones de la sensibilidad o decoloraciones de la piel en las áreas tratadas. Afortunadamente, las complicaciones significativas de la liposucción de papada no son frecuentes, y cada año millones de personas acuden a este procedimiento, por su gran seguridad.

Las irregularidades del contorno, incluyendo depresiones o arrugas de la piel, pueden presentarse en algunos pacientes, pero los tratamientos están generalmente disponibles para ayudar a reducir al mínimo estos problemas, si llegan a ocurrir.

Posted in:

Deja un comentario