Rinoplastia – cirugía plástica para corrección o reconstrucción de nariz.

Obtén un mejor perfil para tu rostro.

Si está pensando en Rinoplastia…

La rinoplastia es uno de los procedimientos más comunes en cirugía plástica, con esta cirugía se puede reducir o incrementar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso nasal, estrechar las fosas nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.

Rinoplastia - cirugía plástica para corrección o reconstrucción de nariz en Pereira

También puede corregir un defecto congénito o una lesión o puede ayudar a aliviar problemas respiratorios.

Es importante considerar además que la nariz es el elemento central en la cara. Por esta razón, por un lado, modifica el aspecto de toda la cara pero por otra, debe estar en armonía con los otros elementos del rostro. Por esta razón se debe estudiar no solo la nariz sino su relación con la región del maxilar así como la mandíbula incluyendo. el mentón.

La rinoplastia puede mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente lo convertirá en el ideal ni hará que los demás lo traten de manera diferente.

Antes de operarse piense bien en sus expectativas y discútalas con su cirujano.

Los mejores candidatos para rinoplastia.

  • Personas que están buscando una mejoría, no la perfección.
  • Si usted es sano físicamente, psicológicamente estable y tiene expectativas reales usted puede ser un buen candidato.
  • La edad puede ser un factor a considerar. Muchos cirujanos prefieren no operar a los adolescentes, hasta que no completen su desarrollo: 14-15 años en las mujeres y un poco más tarde en los hombres. Hay que cerciorarse que el joven está emocional y socialmente estable y que es él y no sus padres los que desean la cirugía.
Rinoplastia - cirugía de corrección de nariz en Pereira, Colombia

Toda cirugía tiene algo de indeterminado y de riesgo.

Cuando es realizada por un cirujano plástico calificado las complicaciones son raras y usualmente menores. Sin embargo siempre existe la posibilidad de complicaciones, como infección, sangrado nasal o reacción a la anestesia. Los riesgos se reducen si usted sigue cuidadosamente las instrucciones de su cirujano.

Después de la cirugía pueden aparecer pequeños puntos rojos en la piel, que corresponden a pequeños vasos estallados; Usualmente son pequeños pero pueden ser permanentes.

La rinoplastia no deja cicatrices visibles cuando es interna; con la técnica abierta o cuando se estrechan las narinas, quedan pequeñas cicatrices en la base nasal que usualmente no son visibles. Un 10% de los casos requieren una segunda rinoplastia, usualmente para corregir un defecto menor. Algunos casos son impredecibles y ocurren aun en las manos más experimentadas. La cirugía correctiva usualmente es menor.

Planeando la cirugía.

La buena comunicación entre usted y el cirujano es esencial. En la consulta inicial se evaluará la cara y la nariz y se le explicarán los factores que pueden influenciar en el procedimiento. Estos son: la estructura de los huesos nasales y el cartílago, la forma de la cara, el grosor de la piel, la edad y las expectativas del paciente. También se le explicaran las técnicas, el tipo de anestesia, los riesgos de la cirugía y sus costos.

Le debe informar a su médico sobre accidentes previos que involucrarán la nariz, sobre alergias o problemas respiratorios, si toma medicamentos, drogas recreacionales o si fuma. No vacile en aclarar sus dudas, es el momento de hacerlo.

Preparándose para la rinoplastia.

Se le darán instrucciones específicas para el día de la cirugía, que debe seguir al pie de la letra para acelerar su recuperación y obtener mejores resultados. Cerciórese de que alguien lo lleve de regreso a casa el día de la cirugía. Usualmente la cirugía es ambulatoria y no requiere hospitalización a no ser que sea un procedimiento complejo.

La cirugía se realiza bajo anestesia local o general, dependiendo de la extensión del procedimiento y de lo que usted y su cirujano prefieran.

La cirugía.

Usualmente hacer una rinoplastia toma una o dos horas, las cirugías complicadas pueden durar más. Durante la cirugía la piel de la nariz se separa del soporte osteocartílaginoso, para luego esculpirla en la forma deseada. La naturaleza de la cirugía depende el problema y de la técnica preferida por el cirujano. Finalmente la piel se reacomoda sobre el nuevo soporte.

La mayoría de los cirujanos prefieren la técnica cerrada con incisiones por dentro de las narinas. Otros prefieren la técnica abierta, especialmente en los casos complicados. Una vez terminada la cirugía se coloca un yeso para ayudar a mantener la forma de la nariz. También se pueden colocar empaques nasales para estabilizar el septum, pared que divide ambas fosas.

Después de la Cirugía.

En las primeras 24 horas su cara se sentirá congestionada, le dolerá la nariz y tal vez la cabeza. Esto se puede controlar con los analgésicos recetados por su médico. El primer día quédese en su cama con la cabeza elevada, excepto para ir al baño.

El edema alrededor de los ojos se incrementará en los primeros tres días. Este disminuirá aplicándose compresas frías con lo que se sentirá mejor. En cualquier caso se sentirá mejor de lo que luce. La mayoría del edema cede en las dos primeras semanas. Después queda un edema leve que solo detectan usted y su cirujano y permanece por varios meses.

Un sangrado pequeño es normal durante los primeros días postcirugía y usted continuará sintiendo congestión nasal por varias semanas. Se le recomendará no soplar su nariz por una semana o más, hasta que los tejidos sanen. Si se le empaquetó la nariz, este taponamiento se le retirará en un par de días y usted se sentirá mejor. Al final de la segunda semana se le retiraran todos los vendajes y puntos que aún tenga.

Regresando a la normalidad.

La mayoría de los pacientes están levantados al segundo día y retornan al colegio o a la vida normal dentro de una semana. Pasan varias semanas antes de que pueda correr. Usted reiniciara sus actividades lentamente siguiendo estas sugerencias:

  • Evite cualquier actividad pesada (trotar, nadar, sexo o cualquier actividad que incremente su presión arterial) por dos o tres semanas.
  • Evite frotarse, golpearse la nariz o exponerse al sol por 8 semanas.
  • Tenga cuidado cuando se lave la cara o use cosméticos.
  • Puede usar lentes de contacto cuando lo quiera pero no gafas.
  • Una vez se le retiren las cintas de la nariz pasaran otras siete semanas antes de que su nariz sane completamente.
  • Se le programaran controles periódicos para valorar su progreso, durante estos puede aprovechar para aclarar cualquier duda.

Su nueva apariencia.

En los días siguientes a la operación con su cara edematizada es difícil pensar que se luce mejor. De hecho, algunos pacientes se deprimen en este tiempo y esto es normal y entendible. El descanso ayuda a sobreponerse de este paso. Día a día su nariz lucirá mejor y su ánimo mejorará. Después de una semana o dos usted ya no parecerá recién operado. El proceso de recuperación es lento y gradual, un edema leve puede persistir por meses especialmente en la punta nasal.

Los resultados finales de la rinoplastia pueden no aparecer hasta un año después. En este periodo de tiempo usted puede experimentar reacciones inesperadas por parte de familiares y amigos. Pueden decir que no ven mayor diferencia en su nueva nariz, o pueden parecer resentidos, especialmente si usted cambió algo étnico o familiar.

Si esto sucede, recuerde tener en mente, él porque usted decidió operarse. Si usted consiguió sus metas la cirugía fue un éxito.